Ubicacion

Avenida del puerto, 1. 03590, Altea.

Año de construcción

2019

Superficie

280 m²

Constructora

Araque Maqueda

Díferens

Todo un reto por delante.


Altea es uno de los pueblos con más encanto de la costa mediterránea española. Frente al puerto, en el paseo marítimo, se sitúa Díferens, un restaurante abierto 362 días al año, de 9 de la mañana a 12 de la noche ininterrumpidamente, y que recibió en 2018 230.000 personas de todas las edades y nacionalidades.

Con estos datos, el reto que se nos planteaba era muy exigente. Debíamos encontrar la manera de optimizar una Marca que tenía mucho margen de mejora, pero al mismo tiempo mantener aquellos valores que habían hecho de Díferens uno de los restaurantes más conocidos y visitados de Altea.

Díferens

Be díferens, my friend!


Comenzamos el proceso con la Plataforma de Marca, definiendo principalmente los valores y la personalidad de Díferens, y cómo darle al cliente ideal lo que quiere. Una de las conclusiones fue que debíamos hacer muy explícito el carácter abierto, alegre y campechano de la Marca.

Y de ahí surgió el Concepto de Marca: un tangram, un rompecabezas en el que todas las personas, independientemente de su edad, nacionalidad o poder adquisitivo, tengan un hueco. Un puzle perfecto donde todos disfrutan del placer de comer, beber y divertirse. Un punto de reunión, un Meeting Point. Y, haciendo un juego de palabras: My Eating Point.

Díferens

El lenguaje que todos hablamos.


A partir de este concepto, y teniendo en cuenta la dificultad de contar con un nicho de mercado tan amplio (algo que no suele ocurrir), el proceso de diseño se basó en transmitir una imagen que estuviera en el punto intermedio perfecto entre lo diferente y lo reconocible, entre lo elegante y lo desenfadado, entre lo colorido y lo neutro. Y todo esto dotando de una gran personalidad a la identidad y al espacio del restaurante.

La identidad está definida por formas geométricas en los colores corporativos (entre ellos se mantuvo el amarillo de la anterior identidad pero con otro tono diferente). De este modo expresábamos la metáfora del “tangram” con un código que todo el mundo es capaz de leer, acorde a la personalidad abierta de la Marca.

Díferens

My Eating Point


El local mezcla materiales más nobles como la madera o la piel con otros más informales como las resinas y plásticos o el hierro lacado en negro. En el techo aparecen en color las mismas figuras geométricas de la identidad, y las estanterías centrales fueron diseñadas a medida para mostrar también esos patrones. Para completar la decoración, fotografías de diferentes personas (bebés, amigos, familias, modelos…) comiendo de todo tipo de formas dan un toque divertido y alegre a la pared principal del local.

En el momento de publicar este proyecto, seguimos asesorando a Díferens para conseguir los objetivos. Entre ellos, llegar a ser el restaurante más valorado en las diferentes aplicaciones en RRSS de todo Altea.