identidad visual
Central Park

Empezamos a hablar el mismo idioma.


Una “Academia de Idiomas”. Un local situado en una esquina privilegiada y muy visible en Alicante. Una web bien posicionada. A priori, una suma de factores perfecta para obtener los mejores resultados. Ésta era la situación de Central Park Idiomas antes de contactar con nosotros. ¿Por qué entonces invertir en mejorar su marca? La respuesta es sencilla: Porque no estaban obteniendo esos resultados. Al menos los que se esperaban.

Y una de las razones era que lo que transmitía Central Park, no sólo no era diferenciador, sino que era confuso y poco claro. Y desde luego no era lo que buscaban.

De hecho, el motivo por el que Michelangelo, fundador y director de Central Park, contactó con nosotros, era que quería darle un cambio a la fachada. Pero a partir de ahí se dio cuenta de que la base de todo debía ser su Marca y cómo transmitirla a través de la Identidad y la Experiencia de Cliente. Y así comenzamos a trabajar en un concepto basado en el propio nombre.

Central Park

El núcleo de la cultura y el aprendizaje.


Central Park es el lugar donde se unen para disfrutar y relacionarse las personas de diferentes culturas, etnias, barrios, etc… de Nueva York. Un lugar que une, abierto y cosmopolita, divertido y singular. Eso debía ser Central Park como marca. No sólo aprender idiomas, sino hacerlo absorbiendo las diferentes culturas y relacionándose con la gente que las vive.

Reflejamos esta idea gráficamente basándonos en la retícula urbana de manzanas rectangulares de Manhattan y en sus diferentes barrios y etnias, representadas por diferentes colores. Todos ellos sobre una base de color negro que las une y que se identifica con el ambiente urbano de la ciudad. Queríamos transmitir diversidad y diversión, buen rollo, pero sin dejar de mostrarnos como un negocio experto y que toma el aprendizaje muy en serio.

identidad visual
Central Park

Digitalizando una personalidad.


En la web, trabajamos los contenidos y el copywriting para expresarnos de manera empática, cercana y alegre. Y creamos una estructura que fuera lo más clara posible, que ayudara a convertir las visitas en nuevos clientes, y que pusiera el foco en los aspectos más importantes del negocio. Todo ello con un diseño muy colorido pero no estridente, al igual que habíamos hecho con la identidad.

Central Park

El diseño que llama a entrar.


Y en la misma línea diseñamos la fachada. Al fin y al cabo, lo que se refleja fuera es el resultado de lo que llevamos dentro, En todos los aspectos de la vida. Y lo que se ve en la fachada de Central Park, o al menos lo que hemos perseguido, es un lugar donde aprender en un ambiente diferente y de un modo diferente: alegre, urbano, y con muy buen rollo.

imagen de marca
Central Park

Un cambio de un 400%


Varios meses después de terminar esta fase del proyecto, Michelangelo nos transmitió que las ventas de esos meses (en concreto Septiembre, Octubre y Noviembre) respecto del año anterior habían aumentado un 400%, y que el feedback del equipo y de los clientes estaba siendo muy bueno. Como siempre decimos, esto no es debido sólo al cambio de identidad, pero sin duda éste es una de las causas. Y nos alegramos de que así sea.